martes, 14 de abril de 2009

Axco de la Sexta

Algún día habrá quien escriba más y mejor esta historia, un agujero informativo que ni siquiera su más enconado rival ha creído oportuno esclarecer, limitándose a los pellizcos de monja sin mayor intención. Sin embargo, la pregunta sigue ahí: ¿Cómo es posible que exista La Sexta? ¿Cómo es posible que el Gobierno legisle una y otra vez a favor de un canal privado?

La Sexta es una televisión generalista que obtuvo una licencia de explotación en pleno proceso de tránsito hacia el TDT. Con un marcado sesgo ideológico, del que hacen gala, su programación consiste en: 1) deporte 2) guapas mujeres presentando programas 3) Humor entendido de una manera muy extraña, como insultar todos los días a los católicos. Por las mismas razones se criticaba a Telecinco en sus primeros años, y todavía no se ha quitado el San Benito de las mamachicho, una de las cuales llegó muy lejos y se casó con El Bigotes, un Mister Fixit de bajo vuelo y peor gusto. Es más: en La Sexta van de adoctrinadores y nos dicen lo que es malo -El Intermedio es un programa prescriptivo-, llegando incluso a criticar el mundo del cotilleo con un programa que no deja de ser de cotilleo (y robo de material de cualquier parte) como es Se lo que hicisteis. De sus informativos mejor no hablar: con el terremoto de L´Aquila estaban más preocupados de hablar de Berlusconi que de otra cosa; si habla Aznar, primera noticia del día, diga lo que diga; y la habitual retahíla de ecologismo pijo, solidaridad bienpensante y los peores tópicos de la progresía, que se empeñan en recorrer día sí y día también.

El primer éxito de la cadena fue el Mundial 2006, utilizado de banderín de enganche para que la gente adaptase su antena. Sólo se pudo ver en grandes ciudades. Después intentaron repetir la estrategia con otros deportes, pero el gran boom de ese estilo se lo llevó Cuatro con la Eurocopa. La realidad es que La Sexta es vista por apenas un 7% de la audiencia, y eso en sus mejores días. Habrá tiempo de volver a ese porcentaje, de momento quedémonos con otro porcentaje, el de sus accionistas: 51% de GAMP (de donde el 69% es de un híbrido entre la productora de Milikito y Mediapro, otro 10% de BBK, un 8% de la productora de el bufón de Reus -de ahí que cuele cualquier mierda de programa de sus delfines- y el 12% de la productora de Arguiñano, que tiene a su hermana haciendo postres en la cadena, porque esa basura de programa no la cuela en otro sitio), 40% del emporio mexicano Televisa y 9% de Gala, una empresa de capital riesgo. Vamos, que es la cadena de Mediapro, y así se refieren los demás medios a ella.

Mediapro es una empresa audivisual catalana encabezada por Jaume Roures, un iluminado que dice que "hago dinero para servir a mis ideas", al más puro estilo troskista. La comparación no es casual ni denigratoria: Roures militó en la IV internacional y otros corpúsculos marxistas y dice que "mis ideas no han cambiado". En fin, léanlo ustedes mismos. Otro que no se ha enterado de lo que pasó en 1989. Se suelta la melena cuando habla ante Liberatiòn, un sueño cumplido. Este personaje puso de consejero delegado en La Sexta a Jose Miguel Contreras, amigo íntimo de Miguel Barroso, el amigo de Zapatero que dio la licencia a la televisión del tiki-taka y Aznar a La Haya. Lo cuenta muy bien El País, movido por sus propios intereses de empresa, pero demostrando la mentira que era eso del grupo Prisa con sede en Ferraz: La Sexta - y su versión en papel de nombre Público, del que sólo se salvan sus humoristas gráficos: los otros humoristas se llaman periodistas o columnistas- si que es una auténtica emisora gubernamental y partidista, unida por el amiguismo y el oportunismo. Un axco y una vergüenza.

No contento con eso, con crear un canal adulador y entregado a todas las causas del Gobierno, y como la audiencia es terca y se resiste a ver este canal, Zapatero y sus pésimos asesores -ya ven hasta que punto este leonés es influenciable- han tenido que seguir empujando a la auténtica y verdadera cadena amiga. Primero, con el siseo de los derechos de fútbol a su legítimo propietario; después con nuevas leyes ad-hoc: hace unos meses la que permite fusionarse a canales de televisión -se habla de sodomía entre La Sexta y Antena 3, la televisión renqueante por excelencia-, de momento poco utilizada pero que ahí está, con las puertas abiertas a los pretendientes, y lo de ayer.

Ayer Zapatero anunció a su grupo parlamentario, el mayoritario en la cámara, que habrá una "drástica reducción" de la publicidad en TVE, ese modelo híbrido de televisión estatal que pagamos todos los españoles con nuestros impuestos (y 6.600 millones de deuda, este año otras decenas de millones más, incumpliendo el plan de saneamiento) y que sin embargo tiene tanta publicidad como los hombres-cartel de "compro oro". Ahora lo va a hacer, en su quinto año de gobierno. Lo que sin duda es una buena noticia -habrá que ver si queda dinero para pagar a las estrellas de Mira quien baila, ¡qué pena!, o las horribles corbatas de Sergio Sauca- se ve empañada por su auténtica finalidad zapateril, el hombre prototipo del pensamiento débil.

Anunciado en una reunión entre amigos, no es descartable que la nueva pirueta política se le ocurriese en la tarde del domingo, padeciendo la furia propagandística que despliega TVE con el Mundial de Motos, con tropecientos enviados especiales al aguacero de Qatar y toda una retahíla de medios vergonzantes para todo contribuyente. Está demostrado que ZP ve la tele con sus hijas preadolescentes, las mismas con las que confesó ver la final de la Davis, y que le animan en algunos de sus proyectos políticos. Es fácil respirar el ambiente dominical en la Moncloa. O quizás se le ocurrió en un partidillo de baloncesto con sus amigos de La Sexta, preocupados por la reducción de su escasa porción de tarta publicitaria por la crisis. Escojan la opción que quieran: la de baby-explotation o la de realpolitik.

Cada vez hay más cadenas y cada vez más Internet se lleva más porción del gasto en publicidad, que sin embargo se ha reducido muchísimo: están los de siempre para comer de la tarta publicitaria, pero el diámetro de la misma se ha reducido. Imaginénse la situación en La Sexta: obligada a pagar onerosos créditos por la adquisición de carísimos derechos de emisión deportivos -hasta el punto de que tiene que emitir cinco partidos simultáneos de fútbol, y ofrecerlo como "una oportunidad"- y que no despega en audiencia, con unos anunciantes cochambrosos en prime-time (el otro día vi un licor de bellotas, y les juro que no es broma) y un futuro inviable. Un 7% de audiencia, ojo, y cayendo. Así las cosas, una nueva operación de apoyo político camuflada de saneamiento de la vergüenza que es RTVE y sus funcionarios de la información. A pesar de lo evidente, nadie fuera de El Ente (¡qué gran nombre, ni un enemigo lo habría puesto mejor!) ha criticado la medida, porque todos aspiran a comer la parte de la tarta que se queda libre.

La operación pinta bien: por lo menos esta vez el tránsito en la oposición no discurrirá sin un canal propio de televisión, y TVE caerá en audiencia -como todas las públicas- cuando no pueda seguir el ritmo de gasto al que obliga un star-system y una televisión de espectáculo a gogó, o sea que no habrá problemas si Urdaci vuelve a ocupar su plaza de funcionario. Sin embargo, ZP y sus asesores se olvidan que las empresas pueden cambiar su accionariado, y con el la línea ideológica. Es más: muchas veces cambian de línea ideológica por imperativos de mercado. Ya es bastante escamante la alianza contra natura entre La Sexta y Marca -con la misión de menoscabar a los medios de Prisa- como para recibir con los brazos abiertos una fusión entre Antena 3 y la Sexta. Pero bueno, si tal cosa hubiese de acontecer -Mediapro se haría con una radio, Onda Cero- siempre se puede hacer una ley contraria, o algo así. Así pasa en todos los regímenes donde se controla la información y los emitentes. Espero que hayan visto la jugada tan bien como yo: en HD Full Vision, por lo menos.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno sergio, hace tiempor que opino igual que tu, aunque lo sepas explicar mejor

Jonás

misterunamuno dijo...

menudo país de pandereta. De momento no llegamos al nivel de Italia, pero todo llegará.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, me viene a la memoria el amigo Wyoming y sus ataques un poco fuera de lugar y rozando la verguenza ajena que dedica a Aznar y al catolicismo en general. Estaba convencido de que la Progresía Oficial del Partido había superado sus complejos y vencido a sus bestias negras, pero parece ser que no.
Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Parece ser que te has dejado en el tintero el anuncio/desmentido de posibilitar la TDT de pago en un futuro. Una opción que daría cierto respiro económico a Mediapro para la comercialización de sus eventos deportivos.

Aunque creo que la idea original no viene de ahí sino del segmento de distribución de señal.

Anónimo dijo...

Los informativos de La Sexta son de los peores de toda la televisión en dura pugna con Telecinco. Dejando a un lado estos últimos, consagrados a los sucesos, tragedias y bobadas varias costumbristas que parece que tanto venden, los telediarios de La Sexta tienen un nivel ínfimo en cualquier criterio que se pueda seleccionar para su valoración.

¿Son tan malas las facultades españolas de periodismo como se desprende de esto?

¿Está el país "agilipollándose" a pasos gigantecos? ¿Es este "agilipollamiento" propio de nuevos ricos?

Anónimo dijo...

TVE ha de ser como el BOE, las chorradas que se las dejen a otros.

Anónimo dijo...

La lucha por los derechos del futbol tiene detras un trasfondo politico que has explicado muy bien.Apuntar que Miguel Barroso es el marido de la ministra de defensa.De todas formas con la cantidad de derechos deportivos que ha comprado mediapro(liga champions(que comercializara a traves de tve y autonomicas) formula 1 etc,no me extrañaria que si la tdt de pago no funcionase el grupo Mediapro quebrase.Si Prisa no se esta enfrentando es porque tiene una gran deuda y quiere vender su plataforma de pago a Telefonica y Vivendi.

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Anónimo: lo de la TDT de pago, donde a la Sexta le ha faltado tiempo para pedir una licencia, es otra muesca más de las leyes específicas para esta cadena que está haciendo el Gobierno de ZP.

Anónimo: si, lo de Chacón casada con Barroso es otro detalle del que al final prescindí, porque ya se llega a un nivel de italianismo que da incluso vergüenza ponerse a escribir.

Anónimo dijo...

Sobre Mediapro y su evidente riesgo de quiebra, hay que apuntar que es Caixa Catalunya la entidad que le tiene prestados unos 500 millones.

Caixa Catalunya está entre las cajas con mayor riesgo de ser intervenida por el Banco de España, con una morosidad grande (sin contar, por ahora, Mediapro). Su presidente es Narcis Serra, como me imagino que sabrán todos los que se acercan a este gran blog.

Todo al servicio de un partido y un hombre que no tiene talla suficiente para tomar decisiones comprometidas con la realidad.

Xabier

Anónimo dijo...

Nunca me había parado a pensarlo, pero eso de la sexta es la pura verdad, ahora me doy cuenta de que por eso apenas la pongo, aunque en general cada vez veo menos televisión y todo son ventajas:

Leo más, mi salud mental ha mejorado bastante, las arcadas han desaparecido,no me entran ganas de ahorrar con las cuentas bancarias ni cambiando el ADSL y aparte soy capaz de cagar tranquilamente sin tomar bifidus.

Lo de estos personajes tipo Wyoming, pues en la naturaleza siempre los ha habido, extraen beneficio sin aportar nada o perjudicando, se llaman parásitos, pero los naturales por lo menos no van de graciosos sin serlo.

Gracias por estos post,son oxigenantes la verdad.

Juan.

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Xabier: Caixa Cataluña, y en general todas las cajas catalanas -especialmente la de Manresa- salieron en una información gráfico donde se representaba la tasa de morosidad respecto al tamaño: eran las que peor quedaban. A ver que les pasa, pero parece que el auténtico problema de la financiación catalana pasa por aquí.

victor dijo...

Hola acabo de descrubir tus 2 blogs y me parecen bastante interasantes.

Respecto al tema de las televisiones, y los medios de comunicacion, hay que partir de la base que todos son corporativistas.
Yo no es que vea mucho la tele, pero si te indignas con la sexta, creo que esta bastante lejos del pueril enfoque de una cadena publica como Telemadrid, te recomiendo que eches un vistazo a sus informativos y sobretodo a sus tertulias y coloquios, algunos encabezados por el gran Ernesto Saenz de Buruaga o la pilfacetica "Curry" Valenzuela

Anónimo dijo...

y ahora que en el PV gobiernan los constitucionalistas, de qué van a hablar en las tertulias??

david dijo...

Veo que quien escribe este post es un autentico peperazo. Pues mire, le digo una cosa: HAY LIBERTAD DE EXPRESION, Y SI LA SEXTA SE QUIERE MOFAR TODOS LOS DIAS DE LAS RELIGIONES Y EN CONCRETO DE LA CATÓLICA, PUES ESTA EN SU DERECHO.

QUERIDO AMIGO, NO OLVIDE NUNCA EL SIGNIFICADO DE ESTA PALABRA: LIBERTAD !!

Sergio dijo...

¡Qué variados y heterogéneos los comentarios! Gracias por todos.

Anónimo dijo...

Tachar a sergio de peperazo es conocerle poquito, siempre es lo mismo, cuando ataca al PSOE aplauden los peperos y se quejan los progres, cuando ataca al PP lo contrario, sois como niños.

Sobre la Sexta, pues si, pero lo mismo se puede decir del resto de cadenas. Yo solo veo el futbol y la F1, los telediarios de tanto en tanto, la verdad es que la Mamen Mendizabal me pone. Que sean pro-PSOE tambien.

Ahora que hay rumores de fusion Cuatro-Sexta sera interesantisimo ver como evoluciona el noviazgo con Marca, el diario deportivo mas amarillo (que ya es decir) que existe. Tranquilos todos, seguro que Pedro J nos deleita con una nueva conspiracion para explicar la ruptura.

Anónimo dijo...

Qué os parece este párrafo:

En partidos con estructura tan jerarquizada como los españoles, la formación, el talante, la calidad humana del líder imprime algo más que carácter. Nuestros partidos han dejado de ser agrupaciones democráticas cuyo fin último reside en mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, para convertirse en gigantescos lobbies o grupos de interés y de presión, en los que, dentro de una pirámide de mando perfectamente delimitada, se gana la vida una elite endogámica que vive a la sombra del gran jefe. No cuentan las instituciones. No hay sociedad civil. No hay intelectuales. Cuenta el líder, de quien depende la suerte de todos y cada uno de los miembros del clan. En ausencia de instituciones democráticas, es el líder quien distribuye premios y castigos de acuerdo con su humor cambiante.

No es la puta verdad de lo que pasa aquí?, y qué solución hay pq yo no veo ninguna mientras les vaya el sueldo en ello a los que mandan (pajines y sorayas)

Anónimo dijo...

Si pones el párrafo por el autor: Jesús Cacho de El Confidencial.

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentario. Anónimo: a mí particularmente Jesús Cacho me da asco, y prácticamente el 100% de lo que escribe.